Login

UN POCO DE NUESTRA HISTORIA

Con respecto al establecimiento del departamento de los jóvenes hay qué decir que fue el producto de un trabajo que se venía realizando desde años atrás en algunas Iglesias locales del país y luego la idea se socializó hasta que se logró una inquietud de carácter nacional y fue cuando el concilio misionero decidió formar el comité nacional de jóvenes.

Miremos cómo fue su evolución: El primer departamento local de jóvenes se organizó por el año de 1946 en Bucaramanga. Fue una idea de Campo Elías Bernal quien se enteró que los jóvenes en las Iglesias de Canadá y Estados Unidos trabajaban bajo el nombre de Conquistadores Pentecostales. Así que habló con su pastor sobre la posibilidad de organizar la juventud de la Iglesia en Bucaramanga. El misionero Ball analizó la sugerencia del joven, la cual le pareció viable, entonces nombró como presidente de jóvenes al mismo Campo Elías. Dicha sociedad juvenil adoptó el nombre de Conquistadores Pentecostales y desde sus comienzos marchó de una manera bien organizada, de tal forma que trajo bendición y ayuda mutua a los jóvenes especialmente a los adolescentes, que obviamente no eran muchos. En cuanto a las actividades que realizaban, tenían cultos de diferentes clases y propósitos, además hacían evangelismo personal, y hasta mandaron a elaborar un sello de esa época, para marcar la literatura y salir a evangelizar. En Barranquilla antes de estar organizada la juventud nacionalmente también se hacían cultos de jóvenes los domingos en la tarde, entre las seis y las siete de la noche. En el año 55 los encargados eran Isabelita Torres y más adelante Eliseo Duarte.

Los misioneros tenían la idea del departamento de jóvenes, ellos traían en mente el esquema de cómo funcionaba la iglesia allá en el norte. Entonces llegado el momento y surgida la necesidad se pensó en organizar nacionalmente la juventud en un departamento con un presidente nacional y un secretario – tesorero. Oficialmente el departamento de jóvenes de la IPUC fue establecido en Marzo de 1958 en el marco de la 11ª convención de la Iglesia, celebrada en la ciudad de Barranquilla.

El Nombre del departamento fue tomado de  “Pentecostal Conquer (Conquistadores Pentecostales) como se denomina en la United Pentecostal Church a la sociedad juvenil.

La ofrenda Gavillas para Cristo se inició con la fundación del departamento nacional y también tomaron prestado su nombre de la ofrenda que recogen los jóvenes en los Estados Unidos la cual era dedicada para ayudar en la obra misionera. El primer presidente nacional de jóvenes fue nombrado por el Concilio Misionero, y lo escogieron entre el hermano Reinaldo Zapata, Noel Ospina y Jesús María Cardozo. Este último salió escogido, entonces los misioneros lo llamaron en Barranquilla en la convención del 58 y le dijeron que lo había nombrado presidente nacional de la juventud, y como secretario – tesorero fue nombrado el hermano Eliseo Duarte por los primeros cinco años. El lema del departamento era: “Juventud para Cristo “El Texto lema era: “Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de Aquel que nos amó” (Romanos 8:37 Versión Antigua).El Coro oficial era: “Somos los conquistadores pentecostales”. Ya organizados nacionalmente, surgió la idea de que cada Iglesia local tendría un presidente y un secretario – tesorero. El nombramiento de dichos oficios locales estaría a cargo de cada pastor y cada Iglesia local debería tener por lo menos el presidente de jóvenes para que promoviera la ofrenda Gavillas para Cristo.

Al respecto el hermano Eliseo Duarte comenta:

“La participación de la juventud fue evolucionando pero muy lentamente sencillamente porque ni teníamos experiencia ni teníamos material que nos enseñara algunas formas de promover el desarrollo juvenil, lo hacíamos con el conocimiento y con la visión que teníamos simplemente de ganar jóvenes y de motivarlos a todos para testificar y para acrecentar el grupo de jóvenes en cada congregación

.” Al comienzo no había programación regional, pues aunque administrativamente ya se trabaja con base en las regiones, los jóvenes inicialmente no tenían líderes regionales. Tampoco había un logotipo que los identificara y la única ofrenda que se recogía era Gavillas para Cristo, que al comienzo tenía el objetivo de ayudar la obra nacional, en lo concerniente a construcciones y proyectos evangelísticos. El hermano Cardozo dice:

“Lo que más se hacía era visitar a las iglesias en el culto de los conquistadores, esa era más o menos la función, el trabajo en ese tiempo se hizo de acuerdo a lo que había era apenas un comienzo. Recuerdo que el primer año, haciendo mucho trabajo, programaciones y visitas en las iglesias que había, recogimos como 1318  pesos y eso fue mucho dinero”

.Y agrega:

“La hermana Mollie fue mi gran amiga, a ella la llamaban cariñosamente -la madre superiora- de los conquistadores; era mi asesora, o mi consejera, mas bien, porque ella estaba aconsejándome siempre, creo que el coro -Somos Los Conquistadores- era una traducción y adaptación que ella hizo del coro en inglés, usado como lema en el norte por la juventud.”

A pesar de las dificultades de la época los jóvenes de la Iglesia se portaban con valor y enfrentaban la situación, aunque no dejaba de haber algunos que claudicaban ante la avalancha de la crítica y la persecución. Los jóvenes hicieron un trabajo valiosísimo tanto en la parte económica como en la parte espiritual en aras de expandir el evangelio en Colombia y en el extranjero.La ofrenda Gavillas para Cristo de los jóvenes fue un soporte vital para el sostenimiento de obreros, obras en las ciudades y en los campos, obra indígena, compra de propiedades, construcciones etc. El departamento de los conquistadores pentecostales comenzando la década del sesenta era un departamento en formación. Había varias congregaciones del país donde no existía el comité local de los jóvenes. Así que el desafío que asumió la directiva nacional fue hacer un trabajo en las Iglesias locales con el fin de motivar al pastor y a la congregación para formar la directiva local. Para ello, Jesús Cardozo y Eliseo Duarte cumplieron con una agenda maratónica de ir a cada una de las regiones para promover la idea en cada congregación y hasta organizar ellos mismos el comité. Fue el caso del Urabá, donde Eliseo Duarte en el año 62 estuvo por varios días en algunas congregaciones organizando él mismo las directivas tomando como modelo la directiva nacional. Es decir, un presidente y un secretario-tesorero. Organizó las directivas en Currulao, Salem, Chimado y Cruces. A los lugares donde no pudo ir, los mismos pastores quedaron encargados instruidos para organizarlos. En esa misma gira estuvo en Medellín en tres días de confraternidad con los jóvenes de la ciudad.

17 noviembre, 2018

0 responses on "UN POCO DE NUESTRA HISTORIA"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Conquistadores Pentecostales es el comité de asesoría y acompañamiento para la Juventud de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia.

top
X