Login

LA ESTRUCTURA MOLECULAR EVIDENCIA A DIOS, JAMES CLERK MAXWELL

James Clerk Maxwell (1831-1879) fue un físico, matemático, inventor y astrónomo británico, nacido en Escocia. Ha pasado a la historia por sus grandes contribuciones al estudio de la termodinámica y por su formulación de la teoría de la electromagnética. Así mismo, realizó estudios trascendentales sobre la  óptica, el magnetismo, la teoría electromagnética de la luz, la cinética molecular (teoría de los gases), la teoría ondulatoria, las ondas electromagnéticas, la teoría de color, la radiación electromagnética, y otros fenómenos físicos.

Aunque una gran mayoría de investigadores de su época eran escépticos sobre la teoría de las líneas de fuerza de Michael Faraday, James Clerk Maxwell estaba convencido del postulado así como de sus implicaciones creacionistas, por lo que finalmente en 1856 publicó estudios que la formalizaron la teoría y profundizaban en sus características.

En 1873, realizó sus famosas 20 ecuaciones matemáticas, las cuales expresaban que el comportamiento de los campos eléctricos y magnéticos están relacionados entre sí. Maxwell pasó a ser conocido como un verdadero innovador y actualmente se le considera un científico legendario; siendo el primero en realizar una teoría completa sobre la electricidad y el magnetismo, y demostrando que estos dos fenómenos físicos siempre coexisten. Con sus hallazgos formuló el concepto de ondas electromagnéticas (que se ejemplifica en los fenómenos del calor, la luz, y los rayos X), predijo la existencia de las ondas de radio, y por si fuera poco logró realizar la primera fotografía permanente a color.

De acuerdo con la Enciclopedia Británica (1997):

“James Clerk Maxwell es considerado por los físicos más modernos como el científico del siglo XIX que tuvo mayor influencia en la física del siglo XX, es clasificado junto con Isaac Newton y Albert Einstein por la naturaleza fundamental de sus contribuciones.”

En efecto, Maxwell fue una influencia determinante para muchísimos científicos, incluyendo a Einstein, quien declaró que su trabajo científico fue “el más profundo y el más fructífero que ha experimentado la física desde la época de Newton”, y además señaló:

“La teoría especial de la relatividad debe sus orígenes a las ecuaciones de Maxwell del campo electromagnético.” [Einstein, en New Scientist, Vol. 130 (1991), p. 49]

Así mismo, es contado como uno de los grandes científicos creacionistas que se han mostrado en contra de la teoría de la evolución y el cientifismo, pues estaba convencido que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, como él mismo lo expresó.

En su “Discurso sobre Moléculas” (1873) el físico aludió a la estructura molecular como una evidencia de la existencia de Dios, aplicable contra de la teoría de la evolución que había sido publicada en 1859:

“En los cielos descubrimos por su luz, y sólo por su luz, estrellas tan distantes entre sí que jamás ningún objeto material pudo haber pasado de uno a otro, y sin embargo esta luz, que es para nosotros la única prueba de la existencia de estos mundos distantes, nos dice también que cada uno de ellos está constituido por moléculas de la misma clase que las que encontramos en la Tierra. 

Una molécula de hidrógeno, por ejemplo, ya sea en Sirius o en Arcturus, ejecuta sus vibraciones precisamente en el mismo tiempo. Cada molécula, por lo tanto, en todo el universo, lleva impresa en sí el sello de un sistema métrico tan claramente como lo hace el metro de los Archivos en París, o el cúbito doble real del templo de Karnak.

Ninguna teoría de la evolución puede formularse para dar cuenta de la similitud entre las moléculas, puesto que evolución implica necesariamente cambio continuo y la molécula es incapaz de crecer o deteriorarse, sea por generación o  destrucción.

Ningún proceso de la naturaleza, desde la época en que ésta comenzó, ha producido la menor diferencia en las propiedades de molécula alguna. Por tanto, somos incapaces de imputar ya sea las propiedades de la molécula o la identidad de sus propiedades a ninguna causa de lo que llamamos natural.

Por otra parte, la cualidad exacta de cada molécula en relación a todas las demás de su misma clase, le da (como bien dijo John Herschel) el carácter esencial de un artículo, y excluye la idea de que ésta sea eterna o auto-existente.

Por lo tanto hemos sido llevado guiados, a lo largo de un camino estrictamente científico, muy cerca al punto en el que la ciencia se debe detener — no es que la ciencia sea excluida de estudiar el mecanismo interno de una molécula, la cual no puede desmontar, más de lo que puede investigar un organismo que no puede desmontar; pero al remontarse a la historia de la materia, la ciencia se detiene cuando ella se dice a sí misma, por otro lado, que no ha sido hecho por ninguno de los procesos que podemos llamar naturales. . . 

Las causas naturales, como sabemos, están trabajando, y tienden a modificar, si no es que hasta destruir — todas las estructuras y dimensiones de la Tierra y de todo el sistema solar. Pero aunque en el curso de los siglos se han producido catástrofes y aun puedan ocurrir en los cielos, aunque los sistemas antiguos puedan disolverse y nuevos sistemas se desarrollen a partir de sus ruinas, las moléculas por las que estos sistemas están construidos — las piedras fundamentales del universo material — permanecen intactas y no gastadas.

Siguen este día como fueron creadas, perfectas en número, medida y peso, y de las características indelebles impresas en ellas podemos aprender que esas aspiraciones ,después de la precisión en su medición, la verdad en la declaración, y la justicia en la acción, las cuáles contamos entre nuestros atributos más nobles como hombres, son nuestras porque son componentes esenciales de la imagen de Aquél que en un principio creó, no sólo el cielo y la tierra, sino los materiales de los que el cielo y la tierra se componen.” [1][[2] (James Clerk Maxwel (2003), The Scientific Papers of James Clerk Maxwell: Volume two, Courier Dover Publications, p. 375)

James Clerk Maxwell era un cristiano practicante, por lo cual creía que todos los hombres deben seguir el ejemplo moral de Jesucristo:

“Creo que los hombres de ciencia, así como los otros hombres, necesitan aprender de Cristo, y creo que los cristianos cuyas mentes son científicas, están obligados a estudiar la ciencia para que su visión de la gloria de Dios sea tan extensa como su ser sea capaz.” (Maxwell, citado en Campbell y Garnett 1882, 404-405); (también citado en Draft of a reply to an invitation to join the Victoria Institute (1875), cap. 12 : Cambridge 1871 To 1879, p. 404.)

Fuente: Creyentes Intelectuales

 

 

 

 

18 diciembre, 2018

0 responses on "LA ESTRUCTURA MOLECULAR EVIDENCIA A DIOS, JAMES CLERK MAXWELL"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Conquistadores Pentecostales es el comité de asesoría y acompañamiento para la Juventud de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia.

top
X